Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Inicio >> Blog >> Entrada:

El reto de la digitalización en las PYMES tras el COVID-19

Según el estudio de COTEC “La reinvención digital: una oportunidad para España” la digitalización podría tener un impacto muy positivo en el crecimiento de la economía española. Se estima un incremento adicional del PIB de entre un 1,8% y un 2,3% anual hasta el año 2025.

Frente a estos datos, el informe Digital Economy and Society Index de 2018 refleja que España ocupa el puesto 35º en el ranking digital mundial, a pesar de ser la 14ª economía global por PIB, por lo que hay un amplio margen de mejora.

Las grandes empresas españolas son ya parte activa de este proceso de digitalización. En muchos casos, lideran a nivel internacional. Pero la clave está en que el paso lo den también las PYMES ya que constituyen el 99,8% de nuestro tejido empresarial.

El reto de la digitalización en las PYMES tras el COVID-19

En momentos como el actual, con la crisis mundial provocada por el COVID-19 y que ha obligado a teletrabajar, se ve como la digitalización de los procesos en las empresas es clave para conseguir que el teletrabajo sea factible. Que se contribuya a que los trabajadores mantengan el mismo ritmo laboral sin perjuicio ni para sus empresas ni para sus clientes.

De acuerdo con el estudio de Roland Berger “España 4.0. El reto de la transformación digital de la economía”, las empresas digitalizadas son un 10% más productivas, exportan el doble y duplican la creación de empleos. Sin olvidar que la digitalización desarrolla la innovación.

Videollamada con portátil. El reto de la digitalización en las PYMES tras el COVID-19

Y es que las nuevas tecnologías han modificado radicalmente la manera en que producimos, consumimos y nos comunicamos. Pero los cambios que ya hemos experimentado, no son sino una ínfima parte de los que están por venir y que la situación actual a nivel mundial ha acelerado.

Los expertos aseguran que el mundo va a cambiar más en los próximos 20 años que en toda la historia de la humanidad. La hiperconectividad, el internet de las cosas, la inteligencia artificial o la impresión 3D son algunas de las innovaciones tecnológicas que constituyen la punta de lanza de esta cuarta revolución industrial.

Para las empresas, digitalización significa adaptación y transformación con la tecnología, oportunidad, competitividad, flexibilidad, crecimiento, innovación, liderazgo, personalización y adaptación a los clientes y a sus nuevas demandas y expectativas. Y en la realidad actual, para todas las empresas y en concreto para las PYMES supone la diferencia entre sobrevivir o no.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram